Seamos sinceros: no. Pero puedes disfrutar de este dulce con una receta más sana que la tradicional y combinando su disfrute con una sesión de entrenamiento adecuada.

Lo importante a la hora de seleccionar los ingredientes es que sean de calidad: tenemos que usar un buen aceite de oliva Virgen Extra (que nos aportará grasas «buenas») y un buen pan, que seguramente encontrarás en una panadería tradicional.

Ingredientes:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Leche entera
  • Pan
  • Edulcorante
  • Huevo
  • Cáscara de limón y/o limón
  • Canela

Modo de preparación: Lo primero de debemos hacer es cortar las rodajas de pan, lo ideal es que no sean demasiado grandes para conseguir un mejor sabor y reducir de paso la ingesta de calorías. Ya se dice que lo bueno, si breve… Después de dejar la leche con una rama de canela y cáscara de limón / naranja durante varias horas, vamos pasando por ella las rodajas de pan. No hace falta untarlas en exceso, es importante que el pan no llegue a deshacerse al escurrirlas. Acto seguido las pasaremos por el huevo.

Un momento muy importante es este. Cuando vayamos a freír las torrijas tenemos que controlar la temperatura del aceite, éste tiene que estar muy caliente, a fuego fuerte pero sin que esté humeante. En este estado, al echar la torrija en los primeros segundos el huevo creará en torno a ella una «capa protectora» que evitará que absorba aceite en exceso.

Tras sacarlas de la sartén podemos echarle algún tipo de edulcorate (como stevia por ejemplo) y si lo deseamos algo más de canela en polvo y un chorro de la leche en la que las hemos sumergido.

Y después… no te olvides de disfrutar de nuestra rutina para quemar las torrijas. ¡Qué aproveche!

Holiday Gym, ¡el éxito de estar en forma!

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies