Comer grasas para perder grasas, lo sabemos, suena raro pero no nos hemos vuelto loc@s. En un primer momento la lógica nos puede decir todo lo contrario, pero la ciencia nos ha demostrado que no todo es lógica en esta vida.

Lo primero que debemos de saber es que las grasas son necesarias para el crecimiento y el desarrollo del cuerpo, además nos ofrecen energía, protegen nuestros órganos, mantienen las membranas celulares y ayudan al cuerpo con la absorción y el procesamiento de los nutrientes.

¿Ahora tenemos que comer grasas para estar en forma? Rotundamente NO.

No todas las grasas son iguales y no todas son sanas. Durante años hemos comprobado que las grasas perjudican al organismo, el consumo de comida rápida como pizzas o hamburguesas elevan el colesterol y afectan a las arterias. Por ello, durante un tiempo las grasas han sido sinónimo de malos hábitos alimenticios.

Con el tiempo y la investigación se ha descubierto que las grasas no saturadas (tanto las monoinsaturadas como las poliinsaturadas) son beneficiosas para nuestro organismo. Estas grasas son las que podemos encontrar en el pescado, en los frutos secos, nueces, algunos vegetales, el aceite de oliva y por supuesto en el aguacate.

Por ejemplo, en 2009 el “British Journal of Nutrition” hizo un estudio en el que se demostró que la gente que consumía habitualmente grasas no saturadas tenía un índice de grasa menor en el abdomen que los que comían menor cantidad de este tipo de grasas.

Te vamos a dar tres motivos para que empieces a pensar qué tipo de alimentos con grasas no saturadas vas a ir añadiendo a tu dieta diaria.

 

FAT BURNS FAT

La grasa quema grasa.

El cuerpo necesita tres macronutrientes para vivir:

Carbohidratos, proteínas y grasas.

Un gramo de grasa te aporta más del doble de energía que un gramo de los otros dos, eso significa que cuando no comes grasas no tienes “gasolina” para quemar calorías.

Las grasas te mantienen lleno

Al ser un macronutriente que necesita más tiempo para ser digerido, mantiene por más tiempo ocupado a tu sistema digestivo. Haz una prueba, en dos días diferentes, come un sándwich (pan integral por supuesto) de pechuga de pavo bajo en grasa, y al día siguiente cómete un puñado de almendras (al natural, es decir, no procesadas) y verás la diferencia hasta llegar a la hora de la comida.

Las grasas te hacen felices

No hay nadie que diga que se siente feliz cuando está a dieta, o al menos nosotr@s no hemos conocido a nadie que lo diga. Las grasas no saturadas, al ser ricas en Omega 3, se ha descubierto que aumentan los niveles de serotonina más que si una persona se come una pizza familiar de una sentada.

Desde Holiday Gym te ofrecemos todos los trucos para que te mantengas en forma y sigas hábitos saludables de un estilo de vida fitness. Además ponemos a vuestra disposición tablas de ejercicios en nuestra app, y recordamos que en todos nuestros centros los monitores están para asesorarte en tus necesidades deportivas.

Holiday Gym, el éxito de estar en forma.

 

 

 

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies